domingo, 14 abril, 2024
InicioMundoNemrut Dagi, donde un rey quiso ser Dios

Nemrut Dagi, donde un rey quiso ser Dios

A 40 kilómetros de la ciudad turca de Adıyaman en lo alto del histórico Monte Nemrut y a más de 2000 metros, se encuentra el “Trono de los Dioses”, un túmulo funerario flanqueado por enormes estatuas considerado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

El lugar fue mandado levantar en el año 62 a.C. por el rey Antíoco Theos de Comagene -de ascendencia armenia y griega-, quien creó un auténtico culto a sí mismo y un paraje donde lo adorasen tras su muerte.

El sitio está formado por un conjunto de estatuas, -que se repartían en dos terrazas diferenciadas-, de unos ocho metros de altura, entre las que figuran dos leones, dos águilas y diferentes dioses armenios, griegos y persas, como Hércules, Zeus-Oromasdes, Tique y Apolo-Mitra entremezclados con la figura del propio rey Antíoco.

Las estatuas del monte Nemrut permanecieron olvidadas durante siglos hasta que Karl Sester, un ingeniero de carreteras alemán, las redescubrió en 1881. A pesar de que en una inscripción el rey Antíoco sugiere que su tumba se colocara en un lugar elevado y sagrado, las excavaciones realizadas aún no han logrado encontrar la sepultura del rey.

Hoy, más de dos mil años después, ese lugar sigue siendo uno de los más impresionantes de Turquía y, sin duda, el más impactante de su mitad oriental. Sin embargo, sigue teniendo un acceso antipático, por lo que los turistas que llegan hasta él no se cuentan en gran número.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Must Read