jueves, 17 junio, 2021
Inicio Mundo Mallorca y Menorca, vecinas y cautivantes

Mallorca y Menorca, vecinas y cautivantes

En el mar Mediterráneo, frente a la costa oriental de la Península Ibérica, Mallorca es un destino que nunca pasa de moda, y derrocha alegría gracias a sus encantadoras playas, sus montañas y sus cautivadores pueblos serranos. Si bien es famosa por sus aguas cristalinas y la abundante vegetación que las enmarca, la isla también cuenta con pueblos y construcciones históricas que vale la pena visitar.

Su capital, y también la de la comunidad autónoma de las Islas Baleares, es Palma de Mallorca,​ aunque también se destacan los municipios de Calviá, Inca y Manacor. En tanto, Menorca otra de las islas Baleares, es más discreta que su vecina, aunque sus playas interminables atrapan al igual que las bahías rocosas de agua turquesa llamadas “calas”.

El viaje por Mallorca, donde el 75% de los ingresos están directa o indirectamente relacionados con los veraneantes y el nivel de vida, debe comenzar en Palma, su animada capital, un lugar para recorrer sin prisa. El casco antiguo es atrapante. Es inevitable perderte y andar por sus pintorescas calles repletas de historia. Detrás de sus pretéritos muros, hay hermosas boutiques, bares e infinidad de locales en los cuales puedes pasar gran parte del día descubriendo todo lo que tienen por ofrecerte.

La Catedral de Mallorca sorprende por su arquitectónica. (Spain.info)

Como dato curioso, en el siglo XIX en la colina de Palma Alta, donde se encuentra el centro histórico, había hasta 600 casas señoriales, mientras que en la actualidad se conservan alrededor del 10%, algunas de las cuales están ocupadas por hoteles urbanos, restaurantes, tiendas o galerías de arte.

La Catedral, sin duda, es un sitio que se roba todos los flashes. También llamada la Catedral del mar, debido a que la orilla se encuentra a sus pies, sorprende por su arquitectónica. Los arbotantes del flanco que da al mar son extraordinarios. El interior muestra un caleidoscopio de vidrieras y una fascinante obra de fantasía de Gaudí, así como una ingeniosa interpretación del artista contemporáneo Miquel Barceló sobre una escena bíblica.

Además de conocer su Catedral, otro imperdible es el Castillo de Bellver. Se trata de una fortificación de estilo gótico famosa por su forma circular emplazada sobre una colina de 140 metros. Construido a principios del siglo XIV por orden del rey Jaime II de Mallorca, ofrece vistas incomparables de la ciudad de Palma.

También el Puerto de Palma, comercial y pesquero, es otro d ellos atractivos. Allí se pueden contratar embarcaciones (hay una gran variedad y con varios costos) para recorrer la costa a lo largo del litoral suroeste de la isla. Un paseo en catamarán ofrece grandes vistas y es bueno tenerlo en cuenta.

Una de las bellas calas de Mallorca. (Spain.info)

A la hora de tomar contacto con su agua, esta magnífica isla cuenta con más de 300 playas y es uno de los lugares predilectos en la época de verano. Sus mejores calas, que bordean la isla como un collar de perlas, son las de Can Pastilla, la Playa del Arenal, Cala Agulla, Cala Mesquida, la Cala Major, entre otras. Más allá de la arena blanca y el agua turquesa, dos factores que convierten a cualquier playa en paradisíaca, son su entorno natural de abundante vegetación y pequeños acantilados la transforman en un lugar salido de un sueño.

Más allá de su gastronomía increíble, para ponerle punto final a la recorrida hay que llegar hasta las Cuevas del Drach, en la costa este. Se trata de cuatro cuevas que se extienden a lo largo de 2,4 kilómetros y que llegan a tener hasta 25 metros de profundidad. En el interior de una de ellas se esconde un enorme lago subterráneo (Llac Martel).

Rumbo a Menorca

Esta isla balear, la hermana menor de Mallorca, cuenta con todo un entramado de calas de agua transparente. Sus tradiciones, fiestas, cultura y rincones con tanto encanto como el pueblo marinero de Binibeca la convierten en una de las joyas turísticas de España. La isla y los islotes que la rodean constituyen un resumen del Mediterráneo Occidental, en el que se pueden encontrar la mayor parte de los ecosistemas característicos de esta región, excepto los fluviales y los de montaña.

En Menorca la vida se vive y se siente poco a poco en un marco natural incomparable ya que es una Reserva de la Biosfera que ha logrado preservar su esencia natural y calidad de vida incluso en los difíciles tiempos actuales.

Menorca y la oportunidad de conocerlo arriba de un velero. (Spain.info)

Basta subir a lo alto del monte Toro, la cima de la isla y su epicentro, para darse cuenta de la maravilla natural que arropa a quien se deja tentar por la ciudad. Sus escasos 357 metros de altitud son, sin embargo, la mejor atalaya para admirar toda la isla en una panorámica de 360 grados al amparo del Cristo redentor que se alza, brazos abiertos, sobre este monte y su ermita-santuario.

La huella marinera es evidente en cada uno de sus rincones y uno de los más emblemáticos, de indudable belleza, y cercano a Mahón es el pequeño pueblo de Binibeca, con sus recoletas y laberínticas calles junto a casas perfectamente encaladas de incontestable belleza. Una belleza serena e imponente por el silencio que las recorre al caer la noche.

Cuándo ir

Desde finales de enero hasta marzo hay muchas lluvias y el mar Mediterráneo baja su temperatura hasta 10ºC. La mejor época para visitar Mallorca es primavera y otoño, pues el sol calienta lo necesario y el tiempo es suave y agradable, aunque el mar siga un poco frío. Si lo que estás buscando es la playa, el mar y el sol, lo mejor es visitarla en verano aunque siempre en esta época está un poco abarrotada de turistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Must Read