sábado, 10 abril, 2021
Inicio Mundo Cuenca, donde las casas cuelgan

Cuenca, donde las casas cuelgan

Cuenca es una ciudad que hay que visitar alguna vez en la vida, no sólo monumentalidad con el Puente de San Pablo y su catedral, sino por su encanto especial debido a su privilegiada situación entre las hoces del Júcar y del Huécar, su aire medieval, su animado ambiente y por su rica gastronomía.

Merece la pena subir las cuestas y callejuelas que se adentran en esta ciudad para dejarse sorprender por sus miradores. Entre las paradas imprescindibles está la Plaza Mayor, donde verás los arcos del Ayuntamiento y la bonita Catedral que se comenzó a construir a finales del siglo XII.

Por detrás del templo, una calle lleva a las Casas Colgadas, el gran símbolo de Cuenca. Se conservan tres visitables: la Casa de la Sirena (que alberga un mesón) y las Casas del Rey, donde puedes conocer el Museo de Arte Abstracto Español, con obras de artistas tan famosos como Tápies, Chillida o Saura.

Para obtener unas fotos espectaculares de las Casas, hay que perder el vértigo y cruzar la pasarela de hierro del puente de San Pablo. Justo al otro extremo está el Convento de San Pablo, hoy convertido en Parador y por tanto en uno de los mejores sitios para pasar la noche en la ciudad, que iluminada gana todavía más en encanto.

Cuenca, además, tiene una gastronomía riquísima. A la hora de comer, la ciudad no defrauda y ofrece en sus mesones castellanos lo mejor de su contundente gastronomía: morteruelo (una especie de paté caliente), ajoarriero (guiso de bacalao), el licor típico resolí, alajú como postre.

En la Plaza Mayor y alrededores encontrarás multitud de bares, aunque también hay otras zonas recomendables para hallar un buen restaurante como el barrio de Castillo en la parte alta, con mucho ambiente gracias a sus terrazas y miradores a la hoz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Must Read