Home Mundo Nápoles, barrios llenos de vida

Nápoles, barrios llenos de vida

“Vedi Napoli, poi muori” (ver Nápoles, después morir), asegura el dicho popular. La ciudad referencia de la región de Campania, la tercera en habitantes detrás de Roma y Milán, mezcla muy sabiamente su belleza, de su rico patrimonio y de su historia, muy ligada a España.

La ciudad domina el homónimo golfo que se extiende de la península sorrentina hasta la zona volcánica de Campos Flegreos y ofrece una vista sumamente evocadora, con el imponente volcán Vesuvio y, a lo lejos, sus tres magníficas islas –Capri, Isquia y Procida- que parecen pequeñas joyas surgidas del mar. A la sombra del Vesubio, el turismo tiene raíces antiguas: tras las huellas de los colonos griegos, aristocráticos refinados y emperadores romanos construyeron villas suntuosas, y oasis de paz a lo largo todo el perímetro del Golfo.

Además de sus espléndidos paisajes, Nápoles debe su merecida fama  también al bello casco que cuenta con 2500 años de historia. La vida cotidiana y artística se desarrolla en sus calles y en sus barrios llenos de vida y de monumentos, desde Sanità y los Barrios Españoles del siglo XVI, zona popular llena de colorido y folklore, hasta los itinerarios que se articulan a lo largo de las vías principales.

Respirando el ambiente de la calle principal Spaccanapoli, los visitantes podrán iniciar con la Iglesia del Jesús Nuevo, con su fachada recuperada de un palacio señorial del siglo XV, pasar por la Basílica de San Doménico el Mayor, de la época de dominación Anjou-Sicilia, hasta llegar, subiendo por la calle del Duomo, a la magnífica Catedral.  Restaurada en varias ocasiones debido a los terremotos, la Catedral (il Duomo) se desarrolla sobre edificios preexistentes y debe la verticalidad de su fachada actual a Enrico Alvino, arquitecto del siglo XIX. En su interior se puede visitar la Capilla del Tesoro de San Genaro que custodia, entre otras cosas, reliquias de la sangre santa.

El castillo Nuovo, conocido popularmente como Maschio Angioino.

Una visita obligada es el Museo Arqueológico, inaugurado en el 1816, ya que es uno de los más importantes del mundo, tanto por la calidad como por la cantidad de sus obras. Se explica tal riqueza teniendo en cuenta la proximidad de las excavaciones de Pompeya. En tanto, el Castel Nuovo, conocido popularmente como Maschio Angioino, es un castillo medieval, uno de los monumentos símbolo de la ciudad. Este imponente edificio, a lado de los jardines del Palacio Real y a pocos pasos del puerto de Nápoles, fue centro cultural frecuentado por numerosos artistas.

El dato

Ubicado en pleno casco histórico de la ciudad, el bar Nilo conserva un altar y un mechón de pelos de Diego Maradona, por quien los napolitanos profesan una devoción hasta religiosa. El mejor futbolista de todos los tiempos, que ganó dos títulos locales y una Copa UEFA en el humilde club local, también tiene su homenaje a cielo abierto, con dos grandes murales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

Santa Sofía: la gran joya arquitectónica de Estambul

Famosa por su enorme cúpula, fue creada como una catedral ortodoxa oriental en el 537 d.C., durante el imperio bizantino. Hoy es un museo, aunque pasaría a ser una mezquita.

Historias de los sabores bonaerenses

La repostería artesanal de la provincia de Buenos Aires tiene el sabor de las recetas ancestrales, el aroma irrepetible de la cocina repleta...

Había una vez… un circo

Una recorrida por los principales países turísticos del mundo debe llevarnos a conocer sus culturas a través de estos espectáculos.

México, pasión por los tamales

Escuchar en las calles la promoción cantada de “ricos los tamales, calientitos” es un símbolo de la cultura mexicana.  Con más de 400 variedades,...

Merlo: aventura a puro sol

Reconocida por su particular microclima, la villa puntana tiene propuestas contra el estrés y para disfrutar en familia.