lunes, 15 abril, 2024
InicioDestacadasLas calles de Bélgica tienen un dulce encanto

Las calles de Bélgica tienen un dulce encanto

A través de la Ruta del Chocolate en Bélgica, el viajero puede disfrutar de este delicioso alimento elaborado a base del cacao, y que en tiempos históricos diversas culturas prehispánicas ya apreciaban muchísimo su valor y sabor. Y dentro del país, Bruselas es conocida también como “la capital mundial del chocolate”, ya que el artesano Jean Neuhaus inventó allí el praliné en 1912.

En esta capital europea que nos derrite el paladar con este placer de los dioses, hay por lo menos unos 500 chocolateros, unas 2.200 tiendas, y según un estudio, un belga consume en promedio unos 7 kilos de chocolate al año. Sin duda, son los que más chocolate comen en el mundo. El mundo del chocolate belga se ha convertido en toda una industria, donde no solo se elaboran los tradicionales bombones, sino también se están fabricando bombones rellenos con sabores exóticos y formas extravagantes.

Los maestros chocolateros belgas gozan de una reputación internacional. En parte, se debe a su afán por preservar la calidad del producto. A pesar que en el año 2000 entró en vigor una Directiva Europea en la que se permitía añadir un 5% de grasa vegetal no procedente de la semilla del cacao para disminuir los costes de producción, la mayor parte de las chocolaterías belgas continúan empleando la clásica receta del 100 por ciento manteca de cacao.

Godiva es sin lugar a dudas el chocolate más famoso e internacional de todo Bélgica. Desde su nacimiento en la Grand Place de Bruselas en 1926, ha conseguido expandir su fama a medio mundo con su imagen de calidad y glamour.

Nehaus, en tanto, es otro clásico de los chocolates belgas: tradición y calidad a buen precio. Esta familia, con la creación del praliné y sus técnicas revolucionarias de marketing ya a principios del siglo XX, han convertido la marca, y por tanto, la primera tienda de la casa y origen de este gran imperio del chocolate, en un lugar casi de culto. Hoy en día Neuhaus es mundialmente conocida, junto otras grandes cadenas de chocolate belga como Godiva, y posee miles de tiendas en todos los continentes, además de ser una de las marcas proveedoras de la casa real belga.

Wittamer es una de las tiendas de chocolate y pastelerías más famosas de Bruselas, y vende impresionantes dulces, pasteles, mousses y chocolates acompañados de una gran variedad de tés y cafés. La chocolatería Manon es visita obligada en la ruta del chocolate porque, además de vender deliciosos bombones, ofrece a los visitantes la oportunidad de visitar su fábrica para ver cómo se fabrican sus productos. Mientras que Duval vende exquisitos chocolates, y también permite a los visitantes recorrer su fábrica para conocer el proceso de producción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Must Read