viernes, 25 septiembre, 2020
Inicio Tendencias Los petiscos, salir de tapas a la brasilera

Los petiscos, salir de tapas a la brasilera

La tradicional costumbre de “ir de tapas” -recorrer bares degustando bocadillos elaborados con diferentes productos- que identifica a los españoles, tiene su versión brasilera: los petiscos o comida de boteco, donde las similitudes con la península difiere solamente en los componentes de las “tapas”.

“En Brasil llamamos ‘petiscos’ o ‘comida de boteco’ -así se denominan a esos bares-, a aquellos platos que los amigos comparten durante una buena conversación en el bar. Son como las tapas españolas, si bien cada región brasileña tiene un tipo característico de petisco”, dijo Walter Vasconcelos, director de Marketing y Relaciones Públicas de Embratur, Ente Brasileño de Turismo.

“En Bahía, por ejemplo, es posible comer deliciosos y frescos frutos del mar como camarón frito y cangrejo, pero en cada región es diferente porque se utilizan los ingredientes típicos de cada lugar”, agregó.

Durante el verano, cuando la gente aprovecha un clima caluroso apto para salir, o al regresar de un día de playa, los brasileros y turistas se dirigen a los bares de boteco para disfrutar, acompañados de una cerveza, de los distintos bocados que por lo general están divididos en bolinhos, similares a las croquetas españolas, y pasteis, una especie de empanadas fritas.

A diferencia de las croquetas españolas, rellenas con jamón crudo o serrano, los bolinhos pueden ser de camarón, que son los más tradicionales, y de bacalao con cebollita de verdeo, mientras que los pasteis suelen ser de carne o queso, o de carne seca deshidratada.

Pero también hay bolinhos rellenos con los tres ingredientes de la feijoada: pedacitos de cerdo, poroto y “couve”, un yuyo tradicional de Brasil, además de los que se preparan de feijoa blanco pisado, que es como la base de la croqueta.

Caldinho de feijão; Bolinho de aipim, de feijoada o de polenta; Coxinha de frango, o de frango con catupiry; Empanada de camarão; Queijo coalho na chapa o na brasa; Tapioca rellena; Milho verde cozido; y Acarajé, son algunas de las delicias que se sirven en los botecos. “No se va a ver a nadie que llega a un boteco que vaya a pedir un bife o pollo frito, porque va a degustar este tipo de comiditas más parecidos a las picadas, pero sin jamón, ni queso, ni aceitunas”, precisaron desde el Embratur.

“En Brasil, comer petiscos es una pasión nacional, relacionada con lo social, con el encuentro y la distensión. Amigos y familia; en casa, bares o en la naturaleza, la comida en pequeñas porciones forma parte de la tradición en todo el país”, agregaron.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Must Read

Villavicencio: una reserva con historia

A pocos kilómetros de Mendoza capital, este sitio natural tiene un mítico hotel y muchos rincones por descubrir, además de su negocio del agua.

Un palacio mexicano que marca un tiempo

Quizá uno de los más bellos ejemplos de la herencia arquitectónica que dejó el controvertido periodo de Porfirio Díaz, el Palacio de...

Punta del Este, cuna del lujo y la exclusividad

La ciudad ubicada al sur de Uruguay reúne al jet set internacional y se prepara para vivir un verano diferente por la pandemia de coronavirus.

El rock tiene sus escenarios

LIVERPOOL A unos 225 kilómetros al noroeste de Londres, con sus barrios bellos o muelles históricos, es la cuna...

San Luis: más allá de los paredones

Creado a fines de 1991, el Parque Nacional Sierra de las Quijadas es uno de esos destinos de la provincia de San...