Don Abel, el alfajor que supo ser torta

Cristian Farías junto a Carla Morello decidieron a fines de 2014 emprender una aventura que hoy, cuatro años más tarde, no para de crecer.

Con pasión, con una buena idea y, obviamente, con mucho esfuerzo, Cristian Farías junto a Carla Morello decidieron a fines de 2014 emprender una aventura que  hoy, cuatro años más tarde, no para de crecer. Se trata de Don Abel, un alfajor que se inspiró en la Torta Argentina y que desde la ciudad de Dolores cautiva paladares y suma fanáticos. 

“Somos una familia ensamblada y quisimos demostrarles a nuestros chicos que a través del esfuerzo se pueden hacer cosas. Empezamos batiendo a mano, horneando en nuestra cocina. Es un emprendimiento netamente familiar pero fuimos creciendo y ahora ya tenemos nuestra fábrica. No nos dedicamos exclusivamente a la gastronomía, pero demostramos que se pueden hacer cosas a través del esfuerzo”, cuenta Cristian en diálogo con De Viaje.

Don Abel dijo este año otra vez presente en la tradicional feria Caminos y Sabores, donde volvió a ganar la atención de los presentes. Pero este alfajor que hoy va creciendo en masividad gracias al boca a boca de aquellos que pasan por Dolores y lo recomiendan, tiene una rica (nunca mejor usada la palabra) historia por conocer.

 

¿Cómo surgió la idea de Don Abel?

Empezamos en noviembre de 2014 a llevar adelante el sueño que era tener un producto en el mercado que identifique a los dolorenses. Y fue que encontramos que Dolores, que es el primer pueblo patrio fundado en 1817, tenía hace unos 200 años una torta que se hizo para festejar un 25 de Mayo. Se llamó Torta Argentina, consta de 25 capas y la hicieron en ese momento dos mulatas uruguayas que trabajaban en una familia dolorense. Esa receta fue pasando de generación en generación hasta transformarse en el postre de la ciudad.

 

¿Y cómo siguió el proceso?

Nosotros logramos tener la receta original de la torta, y en base a eso la transformamos en alfajor, y le fuimos dando la variante al relleno y al baño. Estaba olvidada y la pusimos en valor. Tiene cuatro capas y es diferente al alfajor tradicional. Además es cuadrado y pesa 80 gramos, un 30 por ciento más que cualquier otro del mercado. Tenemos el clásico de dulce de leche con distintas coberturas: merengue, chocolate blanco, negro y una versión frutal.

 

¿Cómo surgió el nombre?

La idea fue fusionar la tradición dolorense. Por un lado lo de la torta y por otro homenajear con el nombre a don Abel Fleury, quien fue un guitarrista dolorense que creó el estilo pampeano de milonga, y marcó un hito a nivel nacional e internacional. De hecho se hace en la ciudad la Fiesta Nacional de la Guitarra en homenaje a él. Y nosotros nos sumamos con el nombre del alfajor.

 

¿Cómo hacen para que el produzco crezca?

Nosotros recorremos ferias y la venta mayormente es a través de los food truck. Como la ciudad está en la intersección de la ruta 2 y la 63 y pasan por año unos once millones de personas que van a la costa atlántica, también se venden en las estaciones de servicio de la zona. Hace poco lo estamos vendiendo en algunos pocos lugares de Buenos Aires y pronto llegará a La Plata.

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

20/09/2018

tweets recientes