Un muy largo viaje en el tiempo al período Triásico

El Parque Provincial Ischigualasto, en San Juan, ofrece un extraño paisaje. Un recorrido por sus geoformas y por sus bellísimos colores.

Situado a 273 km de la ciudad de San Juan, y a 80 km de San Agustín del Valle Fértil, con un acceso alternativo a través de la nueva traza de la RN 1502, el Parque Provincial Ischigualasto ofrece un extraño paisaje, donde la escasez de vegetación y la más variada gama de colores de sus suelos, más el capricho en las formas de los montes, lo hacen ser un lugar predilecto para turistas, tanto nacionales como extranjeros.

El Parque es un viaje en el tiempo que retrotrae unos 250 millones de años, en pleno período triásico, época en donde transitaban por esa tierra arcillosa, blanca y seca, los primeros mamíferos, y que hoy se constituye en un lugar con formaciones rocosas que semejan a un paisaje lunar. El recorrido por estas mágicas geoformas atrae más de 100 mil turistas al año que no dan crédito a un lugar lleno de sonidos y silencios, objetos caprichosos que delineó la naturaleza y que el hombre, en un intento por otorgarle una realidad más palpable, bautizó con diferentes nombres.

No por nada se lo conoce como “El Valle de la Luna”, y sus diferentes geoformas reciben nombres tales como “El Submarino”, “El Valle Pintado”, o la “Cancha de Bochas”. El recorrido por las cinco estaciones demanda unas tres horas y media. Rastros de épocas todavía más antiguas se pueden observar a cada paso, como conchillas y restos fósiles que indican que el agua alguna vez dominó esa geografía. Como el suelo es arcilloso, casi blanco, los rayos del sol parecen multiplicarse, aún de abajo para arriba, de manera que el calor aumenta en la zona vecina a la ciudad de San José de Jachal, tras pasar la inolvidable Cuesta de Huaco.

El sitio está integrado por cuatro grandes formaciones. Chañares y Los Rastros son las más antiguas. Le siguen Ischigualasto, construida por arcillas blandas y areniscas, y Barrancas Coloradas, un paredón rocoso de espléndidas formas rojizas. Por sus increíbles cielos, es denominado destino StarLight, significado que recibe por asegurar la calidad de disfrutar sus impactantes cielos nocturnos. Observatorios, complejos, estaciones astronómicas y sitios del mundo se reúnen en esta iniciativa para la defensa del firmamento.

Entre las recomendaciones para visitar el Ischigualasto, pero que en la traducción correcta del diaguita podría traducirse como “sitio en donde no existe la vida” o “lugar de la muerte”, es imprescindible el protector y sombrero ante el fuerte sol que cae sobre el sitio.

 

El dato

Los horarios de ingreso son del 21 de septiembre al 20 de marzo, de 8 a 17, y del 21 de marzo al 20 de septiembre de 9 a 16. El costo de la entrada es de $300, el de la excursión nocturna es de $300 mientras que el trekking o el recorrido en bici sale $200.

 

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

18/09/2018

tweets recientes