La discapacidad y las barreras

El fundador de la Red Turismo Accesible de Argentina, Alejandro López, mezcla en su libro conceptos teóricos sobre esta problemática con una parte experiencial.

El turismo accesible es el complejo de actividades orientadas al ocio y la recreación que posibilitan la plena integración de las personas con movilidad o comunicación reducidas. Aunque creció en forma exponencial y en el país hay varios buenos ejemplos, todavía sigue siendo un terreno poco explorado. Al respecto, De Viaje habló con Alejandro López, consultor turístico, fundador de la Red de Turismo Accesible de Argentina y quien escribió el libro “Turismo Accesible, una mirada profunda sobre la accesibilidad turística. Por un turismo para todos”. El mismo puede adquirirse a través de la web de la editorial Dunken (www.dunken.org) o del sitio Mercado Libre.

 

¿Con qué nos encontramos en el libro?

El libro es una construcción que hago a partir del desarrollo de una cátedra que se da en la Universidad Nacional de Avellaneda, que es una de las primeras que se abrieron en el país. En sus páginas se encuentran los conceptos fundamentales del turismo accesible y por otro lado hay una vivencia especial porque tengo un hermano con discapacidad, y desde hace 40 años vivimos esta problemática a la hora de hacer un viaje. Por eso el libro mezcla de conceptos teóricos con una parte experiencial.

 

¿Qué objetivos te propusiste al escribirlo?

Es seguir generando conciencia, capacitación y formando a los profesionales del sector. Y también apuntar a los empresarios para que vean a este mercado que está totalmente insatisfecho. No hay muchos prestadores en el país que garanticen la accesibilidad turística. En Argentina un 12,9 por ciento tiene algún tipo de incapacidad y necesita del ocio para tener una vida plena.

 

¿Cuáles son los principales inconvenientes a la hora de viajar?

La discapacidad en sí no genera barreras, sino el entorno construido a partir de la infraestructura y servicios ofrecidos que no tienen condiciones de accesibilidad para todas las personas. Pero no sólo tiene que ver con una discapacidad motriz, sino con adultos mayores, mujeres embarazadas o con niños pequeños.

 

¿Cómo estamos en Argentina a nivel normativo sobre la accesibilidad?

He viajado por varios países y la realidad es que Argentina avanzó mucho en este sentido. Uno de sus principios vectores de la ley nacional de turismo (25.997) en su artículo 2 es la accesibilidad, mientras que otro es la calidad. Tenemos normas nacionales y en cada municipio que aspiran a profundizar políticas por un turismo para todos. Estamos comprometidos en material legal pero falta una cuestión de conciencia social y de trabajo en los recursos humanos.

 

¿Cuáles son los principales déficit para personas con discapacidad motriz?

En turismo lo complejos es garantizar una cadena de accesibilidad turística. No solamente tiene que ver con una rampa a un hotel. Es una suma de eslabones que empiece desde información en las webs para planificar un viaje. Las agencias de viaje deben estar capacitadas, el transporte adecuado y obviamente los lugares a visitar tienen que tener condiciones para el turismo accesible.

 

¿Qué pasa en los destinos del país?

En nuestro país muchos destinos han interpretado esta cadena de accesibilidad. En Mar del Plata, Villa Gesell y el Partido de la Costa hemos notado que se han mejorado las condiciones de los balnearios. Pero también se da en otros lugares como Puerto Madryn, San Antonio de Areco, en termas de Entre Ríos, en Cataratas del Iguazú. Lo que falta es una capacitación en recurso humano, y eso en parte se da porque en las universidades no hay una formación académica. 

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

12/12/2017

tweets recientes