“He sentido presencias o vi sombras en castillos”

Juan Pablo Maschio es arquitecto, especialista en castillos. Este argentino que vive en Europa desde 2009, ahora escribe su historia desde Lituania.

Juan Pablo Maschio es arquitecto, especialista en castillos. Este argentino que vive en Europa desde 2009, ahora escribe su historia desde Lituania. “No sé cuando volveré a casa pero seguramente en algún momento lo haré”, dice, con nostalgia, cuando se refiere a Argentina. Impulsor de Projekt Feniks (www.projektfeniks.eu), una iniciativa que busca reconstruir castillos, palacios o fortalezas del patrimonio cultural que está en ruinas. “Surgió después de mi tesis, donde proponía reconstruir unas ruinas. Desde 2013 empecé a fuerza y a pulmón: investigo castillos, más que nada ruinas, de las que hay muy poca información y los reconstruyo en tres dimensiones. La idea es que la gente los pueda ver y educar, y ojalá a futuro, con un inversor, reconstruir. Y un gustito que me estoy sacando es la reconstrucción del Fuerte San Miguel de Buenos Aires: la idea es hacer toda la ciudad colonial en 3D”, cuenta en diálogo con De Viaje.

 

¿Cómo arrancó tu pasión por los castillos?

Como todo pibe, siempre me llamaba la atención. De chico mi vieja me regaló un libro de castillos y seguro que eso quedó dando vuelta en mi cabeza. Y cuando vine a Europa terminé la carrera en Italia y allí empecé con el tema. Después en Eslovenia trabajé como guía en el Castillo de Predjama, el único en el mundo dentro de una cueva.

 

¿Has vivido historias raras en algún castillo?

Me ha pasado de sentir presencias o ver sombras. En el Castillo de Predjama, que dicen que está embrujado, a veces en el invierno me quedaba para cerrarlo. Era de noche y controlaba habitación por habitación a ver si quedaba algún turista. Siempre sentía alguien que me seguía. En otros sentía llantos, pero lo peor fue en unas ruinas en España. En la Torre Salvana o también llamado Castillo del Diablo, sentí algo increíble. Fui con un perrito que ladraba a la nada, y adentro del castillo sentí llantos, y en un momento como que me ahorcaban. Iba sacando fotos y desde que sentí esa asfixia, no salieron más. Eso lo comprobé más tarde en el hotel. Me di cuenta que desde que comencé a sentir eso, no salieron las fotos que había sacado, mientras que las anteriores sí estaban.

 

¿Qué te sorprendió de Eslovenia?

Si bien no es como Suiza, es bellísimo, por sus paisajes, las cavernas, los castillos, el mar. Yo me enamoré de ese país. Pero en la gente se nota que está muy dividido por la ex Yugoslavia.   

Y cambiaste por Lituania, algo muy diferente...

Para como somos nosotros sí, fue un cambio brusco. En Eslovenia estuve siete años pero necesitaba un cambio desde lo laboral y personal, y por eso vine a Lituania. En general la gente es muy humildes, predispuestos a ayudarte. Sin saber inglés muchos buscan darte una mano. El salario es bajo con respecto a Europa. El mínimo es unos 400 euros pero los precios están como en el resto de los países.

 

¿Qué queda de la ex Unión Soviética?

La ciudad de Vilna (capital) es muy gris, se ven los viejos edificios socialistas que están cayéndose a pedazos y las calles están en muy mal estado; exceptuando el centro, que es muy pintoresco. Lo que me llamó la atención cuando llegué es el nivel de alcoholismo, es el más alto de Europa. Leyendo historia y hablando con la gente, ves que el alcohol era la salida a los problemas de pobreza o para calentarse en los inviernos muy crudo. Acá el día más frío que me tocó de sensación térmica fue 31 grados bajo cero.

 

¿Tiene turismo Lituania?

Tiene lugares muy bellos y tiene turistas, sobre todo se ve en la parte del centro, que cuenta con desarrollo hotelero. La costa del país con el Mar Báltico también está preparado y otro sitio espectacular para visitar es el Castillo de Trakai, que está sobre dos islas. Pero generalmente el que recorre Europa llega hasta Polonia. Y cerca de acá tenemos a Bielorrusia, pero no es tan simple entrar por no pertenecer a la comunidad europea. Hace poco estuve por ahí y es impactante porque aún se ven estatuas de Lenin en las plazas o los símbolos de la Unión Soviética.

 

Más info

www.projektfeniks.eu

twitter.com/projektfeniks

facebook.com/ProjektFeniks

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

20/10/2017

tweets recientes