Escapadas bonaerenses para no sentir el frío

Naturaleza y buena gastronomía son una combinación ideal para el receso. Una vuelta por el Cerro Ventana, un recorrido por Tandil y un descanso en Ingeniero Maschwitz.

 TORNQUIST

Para aquellos que quieran conectarse con la naturaleza, conocer sitios históricos y practicar senderismo o navegar, la provincia de Buenos Aires abrirá en las vacaciones su reserva natural Parque Provincial Ernesto Tornquist, conocido por el Cerro de la Ventana. Administradas por el organismo ambiental bonaerense (OPDS), ésta área tiene servicio de guardaparques, visitas guiadas y precios accesibles.

El Cerro de la Ventana, ubicado a 9 km de Villa Ventana y a 25 km de la localidad turística de Sierra de la Ventana, es una formación que puede apreciarse desde el ingreso al parque y también con una de las visitas guiadas de mayor duración. En este parque hay circuitos guiados de alta, media y baja dificultad.

Los aficionados a estas actividades, tienen propuestas de senderismo de hasta 6 horas de duración como es la Garganta del Diablo o Hueco de la Ventana, donde encontrarán grandes saltos de agua; otros destinos son los piletones naturales, las cuevas arqueológicas y la Cueva del Toro, donde aún permanecen las pinturas rupestres que realizaran las tribus de cazadores que habitaron hace miles de años esa región. Otra de las propuestas en el ascenso al Cerro Bahía Blanca, a 739 metros sobre el nivel del mar. Se trata de un ascenso autoguiado de esfuerzo medio. Permite una grandiosa vista panorámica del Abra y de todo el Parque. Tiene una duración aproximada de 2 horas. 

También hay un jardín botánico para conocer. Aquellos que gustan del paisaje invernal, pueden llegar a encontrarse con la nieve cayendo sobre las sierras, como sucedió hace dos semanas atrás. Para quienes gustan de acampar, dentro de la reserva también se encuentra un camping privado.

 

TANDIL

Con casi 120.000 habitantes pero aires de pueblo, Tandil cuenta con una amplia oferta cultural y natural: su Vía Crucis, su paisaje de lagos y sierras, y múltiples posibilidades de actividades deportivas y de turismo aventura.

La ciudad trascendió fronteras mundiales por su Piedra Movediza, un raro fenómeno por el cual una roca de 300 toneladas se mantenía en equilibrio, balanceándose. Si bien la piedra se desprendió en 1912, siguió atrayendo turistas, hasta convertirse en un símbolo. Hoy se puede ver una reproducción de ella en el mismo lugar que se encontraba, dentro del Parque Lítico La Movediza.

Pero en estas tierras bonaerenses hay mucho más por descubrir: desde opciones turismo aventura o religioso, hasta un interminable recorrido gastronómico que nos hará alegrar nuestro estómago. Por eso la escapada a las sierras puede ser la respuesta que faltaba a la hora de planificar un viaje en cualquier época del año.
En lo que hace a sierras, también se puede visitar al Centinela, que tiene su cable carril, o ver la Granja de los Pibes, el Camino de los Pioneros y la Sierra del Tigre, donde también está el monumento al Quijote, a La Madre y al Fundidor.
Todo eso, además de la enorme oferta gastronómica que incluye los circuitos del Salame, el del Queso y el de los Dulces, que también se producen en Tandil y que la han hecho famosa por su gastronomía en todo el país.

MASCHWITZ

La localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz, a 40 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, recibe cada fin de semana la visita de miles de personas atraídos por la pujante oferta gastronómica y de establecimientos dedicados al diseño, al arte y a la decoración.

Los visitantes pueden disfrutar de caminatas junto al arroyo Escobar que tras desembocar en El Correntino, vuelca sus aguas en el Río Paraná, en los límites de la llanura pampeana interrumpida, con sus humedales que bordean a uno de los ríos más grandes del mundo. Además del automóvil, se puede llegar al lugar en tren, pero que no tiene horarios fijos.

La otra atracción de la zona es el shopping Maschwitz Mall, por donde pasan unas 1.500 personas por fin de semana que tienen la oportunidad de conocer las diferentes opciones de comercio y entretenimiento que se distribuyen en sus 5300 m2. El nuevo local sobre la ruta Panamericana cuenta con 52 locales en un edificio de dos pisos, planta baja y primer piso, cerrado con una zona central donde se encuentran los locales de comida.

Aunque la hotelería masiva se encuentra del lado de Escobar, la localidad de Ingeniero Maschwitz cuenta con un hotel del sindicado de los gastronómicos que además tiene camping y pileta. Además está la posibilidad de alojarse en el Centro Irenaika, que cuenta con 80 camas, o el Pichón Club, donde se practica tiro al disco y que el año pasado albergó el campeonato mundial de esa especialidad.

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

12/12/2017

tweets recientes