Tailandia para todos los gustos

Convertido en uno de los diez destinos más visitados del planeta, Tailandia ofrece un abanico de propuestas apto para todo público. Una guía básica para adentrarte en una región de magia y aventura.

Cada vez más presente entre los destinos ofrecidos por las agencias de viajes, Tailandia se ha convertido en uno de los principales centros turísticos de Asia, con más de 26 millones de visitantes que llegan cada año para disfrutar de las diferentes regiones que conviven dentro de su territorio y que tienen atractivos culturales, históricos y naturales muy diversos.

Esta diversidad abarca desde las montañas del norte -rebosantes de vida silvestre y hogar de tribus exóticas- a los llanos centrales, denominados el “Plato de Arroz de Asia”; y desde la meseta del noreste -que se extiende hasta el río Mekong en la frontera con Laos-, hasta las espectaculares playas de aguas cristalinas y las paradisíacas islas del sur, como Phuket, Krabi o Koh Samui.

Entre las ventajas comparativas de Tailandia destacan su consolidada estructura hotelera que conjuga establecimientos de gran lujo con las más modestas pero correctas “guest house” por precios sumamente razonables, así como su aceptable infraestructura de carreteras y una gran frecuencia de vuelos internos entre todos los lugares de mayor interés turístico, lo que permite moverse en el país en forma rápida y sencilla.

Además, hacer turismo en este país asiático es muy barato, ya que se puede comer por costos muy económicos mientras que las compras se realizan a precios muy inferiores a los de otros destinos turísticos. Asimismo, los valores de las entradas a los lugares de interés son bastante asequibles en relación a los de Europa.

Pero el verdadero imán de Tailandia, que lo coloca entre los diez destinos más visitados del planeta, son sus atractivos culturales de primer orden, como las antiguas capitales históricas del Reino del Siam, Ayutthaya y Sukhothai, así como su contrapunto, la capital Bangkok, una metrópoli vitalísima, sofisticada y en perpetuo cambio que es referencia para toda Asia.

Además, el norte del país cuenta con el encanto de ciudades como Chiang Mai y un entorno natural de montañas y bosques de altura ideal para el turismo activo y el descubrimiento de la riqueza étnica de su mundo rural. Por si esto no alcanzara, el país cuenta con 3 mil kilómetros de costa con playas de impresionante belleza natural.

 

>>BANGKOK

Es la capital política y económica del país y alberga a diez millones de habitantes. A pesar de su corta historia (fue fundada en 1782) posee un rico patrimonio histórico, en el que destaca el Palacio Real -un conjunto de edificios históricos que constituyen el monumento más visitado de Tailandia- donde se puede admirar la imagen del Buda Esmeralda, una pequeña estatua de color verde hecha de jade y muy venerada por los tailandeses.

En el mismo complejo, se halla Wat Phra Kaew, un deslumbrante edificio rodeado por una pasarela cuyas paredes están decoradas con murales que narran la epopeya del Ramayana, una de las obras clave de la literatura hindú.

Entre los templos budistas más visitados de Bangkok se destaca también el Wat Traimit que alberga una estatua de Buda hecha de oro macizo -que mide 3 metros de altura y pesa 5,5 toneladas. La historia de esta imagen es singular, ya que permaneció oculta por un revestimiento de estuco hasta que cayó al suelo accidentalmente a mediados del siglo pasado durante un traslado quedando así el Buda de Oro al descubierto. Se cree que los monjes que la custodiaban la recubrieron con este material para ocultarla durante el asedio de los birmanos.

Otro de los templos representativos de Bangkok es el Wat Pho, el más antiguo de la ciudad, que custodia un enorme Buda reclinado de casi 50 metros de longitud y 15 metros de altura. Y Wat Arun, el Templo del Amanecer, una auténtica obra de arte y uno de los símbolos de la capital.

Pero además de su rico pasado histórico, en Bangkok deslumbra el contraste de la tradición con la vanguardia de una metrópoli que poco a poco ha ido alcanzando la sofisticación de las principales capitales del mundo, sin perder de vista su esencia.

 

>> SUKHOTHAI Y AYUTTHAYA

Sukhothai es considerada la primera capital del reino de Siam establecida durante los siglos XIII y XIV. La ciudad tuvo nueve reyes, el más recordado es Ramkhamhaeng, a quien se atribuye la creación del alfabeto tailandés. Su estatua puede contemplarse en el parque histórico de Sukhothai, una verdadera joya de la primera arquitectura tailandesa -y muestra el grado de sofisticación de esta civilización- que fue declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Este reino que prosperó durante dos siglos fue absorbido posteriormente por Ayutthaya, la segunda capital de Siam que alcanzó su cima de poderío militar, cultural y comercial en el siglo XVI, cuando se extendió hasta más allá del actual territorio de Laos, Camboya y Myanmar.

Desde la ciudad de Ayutthaya se dirigía un vasto imperio y sus numerosos templos y majestuosos palacios eran muestra de su grandeza. Sin embargo, en el siglo XVIII, los birmanos saquearon e incendiaron la ciudad y el lugar fue abandonado. Hoy, los restos de aquella gran capital forman el parque histórico de Ayutthaya, uno de los destinos de interés histórico por excelencia y más majestuosos de Tailandia. Dada su cercanía a Bangkok -86 kilómetros hacia el norte-, la ciudad se puede visitar durante el día.

Asimismo, a poco más de 70 kilómetros desde Ayutthaya, se alza la ciudad de Lopburi. Su principal atractivo es el Phra Prang Sam Yot, un antiguo templo hinduista que cientos de monos han convertido en su hogar y a los que todos los años se los homenajea con una celebración propia: el Festival del Mono.

>>TESOROS DEL NORTE

Otro de los tesoros históricos del denominado “País de la Sonrisa” es Chiang Mai, conocido como “La Rosa del Norte” y bañado por las aguas del río Ping. Ubicada a 700 kilómetros al norte de Bangkok y a una hora y media de vuelo, Chiang Mai constituye la puerta de acceso al norte de Tailandia y es su otra capital cultural y espiritual, pues los primeros reinos Thai se originaron en esta zona. El territorio está salpicado de templos, campos de arroz y montañas de titánicas cimas.

El centro histórico de la ciudad es un cuadrado amurallado y con foso a orillas del río Ping que data del siglo XIII y encierra verdaderos tesoros entre sus más de 300 templos budistas. Además es uno de los principales centros de artesanía del país.

Mención aparte merece el Wat Phra That Doi Suthep, un impresionante templo budista situado en la montaña. Cuenta la leyenda que un elefante blanco que transportaba una reliquia de Buda vagó por la montaña hasta llegar a un punto sobre el que se paró y cayó muerto: ese fue el lugar escogido para erigir el templo.

Además, los amantes del senderismo, la aventura y la diversidad étnica tienen en esta parte del país un escenario ideal: bosques y selvas de altura, tribus de montaña, descensos de ríos en balsa y paseos por la selva. De hecho, una de las excursiones más típicas desde Chiang Mai es la visita a alguno de los campamentos de elefantes de la zona, donde se puede montar a lomos de uno de estos imponentes animales, así como bañarlos y alimentarlos.

Se recomienda combinar la estancia en Chiang Mai con un programa de una o dos noches para conocer el norte más profundo con la ciudad de Mae Hong Son o la de Chiang Rai como destacadas y hasta la posibilidad de pernoctar en alguna de las aldeas de las etnias de las montañas.

 

>>EL PARAÍSO TAILANDÉS

A 900 kilómetros al Sur de Bangkok y bañada por las aguas azul turquesa del mar de Andamán, se encuentra Phuket, la isla más grande, rica y visitada de Tailandia, una parada obligada que los viajeros realizan normalmente antes de dejar el país. Un baño en sus playas y un rato de relax a la sombra de las palmeras que pueblan el lugar deleitan a los visitantes. La isla cuenta, además, con una variada oferta de hoteles, bares, restaurantes, espectáculos, lugares de ocio y parques temáticos así como varios vuelos diarios desde Bangkok o Chiang Mai.

Desde la isla se pueden realizar dos excursiones de día completo muy recomendables: a las paradisíacas islas Phi Phi, las más famosas y fotografiadas de Tailandia, y al Parque Nacional de Phang Nga. Entre las Phi Phi, se encuentra la isla Koh Phi Phi Leh, que se hizo mundialmente famosa porque en ella se rodó la película “La Playa”, que protagonizó Leonardo Di Caprio.

La última parada en el mar de Andamán nos lleva a Krabi, a 814 kilómetros de Bangkok, que cuenta con algunas de las playas más extensas y paradisíacas del país. En la provincia de Krabi compiten en atractivo más de 130 islas que ofrecen playas, cuevas marinas, arrecifes de coral y vertiginosos acantilados de piedra caliza.

Otro celebrado archipiélago del país es el de Koh Samui, integrado por 80 islas y ubicado en el Golfo de Tailandia, mientras que Koh Chang, con sus 52 islas de ensueño, es una obligada visita para los amantes del buceo.

 

LO QUE HAY QUE SABER

El Reino de Tailandia es un estado del sudeste asiático con 65 millones de habitantes y una superficie de 514 mil kilómetros cuadrados. Limita al norte y al oeste con Myanmar (la antigua Birmania), al este con Laos, al sudeste con Camboya y con el Golfo de Tailandia, al sur con Malasia y al sudoeste con el mar de Andamán.

 

-CUÁNDO IR: El momento ideal para visitar Tailandia es entre noviembre y febrero, no sólo por el clima sino también porque durante esos meses el calendario de festivales nacionales y regionales es abundante. La desventaja es que hay más gente y todo es más caro, sobre todo los hoteles. La temporada de lluvias se extiende de junio a octubre y de marzo a mayo el clima es especialmente caluroso y húmedo.

 

-SITUACIÓN POLÍTICA: El régimen político de Tailandia es una monarquía constitucional presidida por el rey Maha Vajiralongkorn como Jefe de Estado. El país está envuelto en disputas políticas que derivaron en un golpe de Estado en mayo de 2014 y la formación de una Junta Militar provisional a la espera de convocar nuevas elecciones. El rey sancionó el 6 de abril pasado la vigésima Constitución del país que abre el proceso para la celebración de elecciones democráticas, previstas para finales de 2018.

 

-IDIOMA: El tailandés es el idioma oficial, aunque tanto el inglés como otros idiomas occidentales son comunes entre la población.

 

-PASAPORTE Y VISADO: El plazo máximo de permanencia en el país sin visado es de 30 días, si el viajero ingresa por un aeropuerto internacional.

 

-MONEDA Y TARJETAS DE CRÉDITO: La moneda oficial es el bhat (THB) y cotiza a 34 THB por dólar estadounidense. Es posible cambiar euros y dólares en efectivo en oficinas bancarias, casas de cambio y en la mayoría de los hoteles. Muchos establecimientos en las ciudades aceptan todo tipo de tarjetas de crédito y existe una amplia red de cajeros para retirar dinero.

 

-VACUNACIÓN: No hay vacunación obligatoria requerida.

 

-VESTIMENTA: Ropa suelta y ligera, se recomienda el algodón, evitar el nylon y llevar gafas de sol para protegerse. Alguna ropa ligera de abrigo para las noches del norte y para las montañas, en la temporada más fresca.

 

CUANTO CUESTA: Los vuelos desde Buenos Aires a Bangkok arrancan en los 26 mil pesos (con un mínimo de dos escalas y 27 horas de viaje) mientras que se consiguen aéreos desde los 35 mil pesos con una escala. Hay paquetes a Bangkok (vuelo y hotel) para dos personas por dos semanas que parten de los 60 mil pesos en alojamientos económicos.

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

25/06/2017

tweets recientes