Home Mundo Buzios, con pasado pescador y presente para enamorarse

Buzios, con pasado pescador y presente para enamorarse

Buzios, a 180 kilómetros de Rio de Janeiro, esconde algunos paisajes poco conocidos por los visitantes, como un parque natural de unas 100 mil hectáreas de extensión, manglares y sierras, que junto a sus famosas playas, hacen de esa localidad un lugar ideal para la práctica del ecoturismo.

La ciudad que popularizó Brigitte Bardot se encuentra en una península sobre el océano Atlántico y sus 24 playas ofrecen atractivos para todos los gustos y edades. Se trata de una antigua aldea de pescadores, devenida en un importante centro turístico que en temporada alta alberga a viajeros que llegan de todo el mundo.

Uno de los tantos aspectos pintorescos del lugar es que todavía guarda con celo la mística que marcó sus orígenes: en las primeras horas del día, las pequeñas embarcaciones pesqueras se adentran en el mar con el propósito de hacer sus capturas. Un espectáculo que se gana la atención de los viajeros que, cámara en mano, buscan obtener la mejor imagen para el recuerdo.

Los barcos le aportan color a la ciudad. (@deviajevoy)

Entre las playas más destacadas están Geribá, ideal para quienes buscan animación y olas para surfear, con clases de surf para todas las edades; la de José Gonçalves, perfecta para quienes quieren aislarse del mundo en una playa sin kioscos ni vendedores ambulantes, y las de Azeda-Azedinha y Ferradura-Ferradurinha para familias con niños.

Manguinhos también es muy familiar, pero más tranquila y despoblada que las anteriores, en tanto que João Fernandes, con aguas calmas y arena concurrida, es la preferida de los turistas argentinos.
El centro de la ciudad es la Rua das Pedras, a orillas de la playa Armaçao, donde se concentran bares para todos los gustos, galerías de arte, restaurantes y tiendas, e incluso un cine que lleva el nombre de Bardot, la actriz francesa que llegó hasta allí en 1964 junto a su novio brasileño Bob Zagury.

Los amantes del turismo aventura pueden descubrir el Parque Estadual Costa del Sol, que se expande por los municipios de de Araruama, Arraial do Cabo, Cabo Frio, Saquarema, São Pedro da Aldeia y Armacão dos Buzios. Creado con el objetivo de proteger los remanentes de la Mata Atlántica y los ecosistemas asociados de manglares, lagunas y pantanos, es un lugar poco visitado por el turismo internacional.

Dentro del parque, y cercana a la playa de Ferradurinha, está la Pedra do Guardião con un sinfín de piscinas naturales conformadas por piedras volcánicas, y desde donde también se accede en una breve caminata con la compañía de un guía, a la Praia Dos Amores. Otro de los atractivos naturales desconocido por los visitantes es el manglar de Piedra, en Praia da Gorda, en el barrio de Rasa, del que solo existen otros dos iguales en el mundo: uno de Pernambuco y otro en Japón.

La rareza de estos fenómenos naturales consiste en que los árboles nacen en medio de las rocas y forman un vivero para muchas especies, por una combinación de agua dulce y salada que permite el fenómeno.
En tanto, desde el Parque se accede a uno de los puntos más altos de la ciudad, la Serra das Emerencias, que concentra vegetación originaria y fauna en peligro de extinción, como la perezosa, el mono tití león dorado y el mono capuchino.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

Cinco destinos para ir post-pandemia

Ideales para disfrutar una vez que el coronavirus ya nos permita viajar con amigos, en familia o solos.

La sal de la vida está en el suelo boliviano

Al suroeste del vecino país, en el departamento de Potosí, a más de 3600 metros sobre el nivel del mar, se encuentra el Salar de Uyuni.

Aromas, sabores y colores del norte

Cuando pase el coronavirus, una de las primeras salidas debería ser por las provincias del norte.

Cómo será el pasaporte de salud que propone la OMT

Permitiría acelerar la reapertura de fronteras de forma responsable y coordinada en medio de la pandemia del coronavirus.

Europa rescata el turismo

Los países del viejo continente aprueban planes de miles de millones para el sector. Y comienzan a reabrir sus actividades.